viernes, 17 de febrero de 2017

La vía a ninguna parte

El reportaje de este mes os invita a hacer un pequeño recorrido por esas bucólicas vías verdes siguen el recorrido de vías ferroviarias que quedaron abandonadas. Eran líneas secundarias, destinadas a llenar los vacíos de comunicación que presentaba la red ferroviaria principal. Estas vías fueron una pieza clave del proceso de industrialización, urbanización y modernización de nuestro país. Pero la mayoría tuvieron una vida efímera.

A menudo, escuchamos hablar de las Vías Verdes. Y cada vez, más. Cómo si se hubieron puesto de moda. ¿Pero todo el mundo sabe el que son?  ¿Hace referencia a una senda repleta de vegetación? o...a una ruta ecológica?  O es que acaso está pintada de verde? :-)
Ni mucho menos!

Aunque es cierto, que la gran mayoría están rodeas de paisajes idílicos, las Vías Verdes de nuestro territorio son las antiguas vías de los ferrocarriles, que cayeron hace muchos años en desuso, han sido abandonadas durante muchos años, o ni siquiera se concluyó su construcción.

Los cambios de la sociedad, la redistribución de la población, el difícil acceso de algunos tramos, y la demanda actual de un transporte rápido y moderno (y en la mayor parte de los casos, dotado de infraestructuras poco respetuosas con el medio ambiente) han sido las causas del olvido de estas vías.

Las llamadas "Vías Verdes" están ahí, desde hace muchos más años de los que pensamos. El que pasa es que la marca Vía Verde, no fue registrada por la Fundación Ferrocarriles Españoles, hasta 1994.Su uso está legalmente limitado, por itinerarios que transcurran por antiguas infraestructuras ferroviarias.

A principios de los años noventa, en España, existían más de 7500 km de vías ferroviarias sin ningún tipo de utilidad. Condenadas a caer en el olvido. Un patrimonio histórico, en muchos casos, a punto de desaparecer.


¡Viajeros al tren!
                                        
    El puente de hierro imponente y peligroso y al final el túnel, nos dan la bienvenida
El viejo túnel nos da la bienvenida
                                                         El viejo puente de hierro
Parajes bucólicos nos invitan a imaginar el trasiego de los viejos trenes
  Estructura férrea encima del puente
                                        Extraña puerta en medio de la nada ¿A dónde llevará?

                                          Diversas vistas del puente antes del túnel


                                      Los colores otoñales embriagan los sentidos



                                                            Vías sin vida
                                                      De regreso por la vía verde

Ya hace mucho tiempo desde que el último viajero se detuvo a esperar el tren.

martes, 27 de diciembre de 2016

El hotel de las palomas estampadas


Es curioso ver un lugar como se degrada progresivamente, y más cuando lo has conocido abierto y con vida. Un hotel construido por una extraña fiebre urbanística que sufrió la pequeña población donde se ubica. Se puede decir que nació muerto, ya que tan sólo estuvo en funcionamiento durante aproximadamente tres años.

Se trata de un edificio moderno, funcional y minimalista que, según sus dueños, iba a recibir a aquellas personas que vinieran a eventos o convenciones en la zona. También estaba previsto que se convirtiera en un lugar de moda para las jóvenes parejas, que tomaran la decisión de dar el sí quiero en un altar. Nada más lejos de la realidad. Las bodas eran escasas, por no decir inexistentes, y los eventos brillaban por su ausencia. Tan solo algunas comuniones o cumpleaños aislados animaron sus estancias durante este corto periodo de tiempo.

Recorrer sus pasillos invita a una honda reflexión sobre la locura empresarial y política, y más cuando los vemos invadidos por palomas que intentan escapar sin suerte de sus fauces. Quien se atreva a entrar, escuchará casi de manera permanente, los golpes de estas aves contra los cristales. Una especie de fuga infructuosa que tiene, ya de por sí, un punto bastante macabro.

De este lugar nos quedará el recuerdo de sus oscuras estancias pero, especialmente, de su interminable y terrorífico garaje. Entrar en la más absoluta oscuridad, escuchando además ruidos al fondo, pondrá a prueba la templanza de cualquier expedicionario urbano que se atreva a entrar en sus profundidades.

Os invitamos a que veáis las fotos y que, por un momento, os trasladéis a estos salones, seguramente si cerráis los ojos todavía podréis oír el sonido de la última fiesta o de la última comunión. 

Ahora, en lugar de haber niños jugando y riendo, solamente encontraréis los cuerpos putrefactos de numerosas aves. Una suerte de testigos mudos de un lugar, que tendría que haber vivido una oportunidad mayor de prosperar. Lástima que haya dejado un cadáver tan joven.

                                  
Aparquen sus coches y sean bienvenidos/as al hotel de las palomas estampadas

Restos de la última fiesta en el hotel

Caras fantasmagóricas adornan las paredes
Poco se imagina Álex y su familia de como está el hotel tras su comunión

      

Juguetes infantiles olvidados a su suerte
Silueta en la pared que recuerda a Peter Pan

El siempre peligroso hueco del ascensor


Un cerdito de peluche abandonado, nadie juega ya con él



Botellas se acumulan en todos los rincones
Cientos de amenities que nunca serán usados
¿Qué hacían tantas piñas aquí guardadas?¿Para qué servían?
¿Quién se fue sin zapatos de la fiesta?
El garaje y su profunda oscuridad, probablemente el lugar más inquietante del edificio
Pinturas que parecían haber sido abandonadas ayer mismo


La pintura esparcida y seca por el suelo ( a saber cuanto tiempo lleva) 
Montones de objetos, cables y pales guardados en el garaje
Si giramos la vista atrás tan solo veremos oscuridad.
Algunos ruidos se escuchan por donde hemos venido.

No pueden faltar las cajas llenas de documentación
Tarjetas para entrar en la habitación
Las típicas conchas para el cóctel como un entrante ya demodé.
El Sr.de mantenimiento era organizado
Alguien se aflojó el cinturón en un convite y se olvidó de ponérselo de nuevo debido al alcohol.


El suelo agrietado por el alto grado de humedad
El cadáver de un pájaro completamente consumido.


Pase primero por recepción por favor
O si lo prefiere, puede esperar en la cafetería mientras le limpiamos su habitación


Salvo por la ausencia de mobiliario, algunas de las habitaciones parecen intactas
El largo pasillo de la primera planta 
Una habitación con vistas




En el piso superior donde estaba el restaurante
Una paloma muerta tras estamparse contra la ventana

Grandes nubarrones anuncian tormenta en el firmamento
En estos ventanales se oían en repetidas veces a las palomas estampándose contra ellos



Mando del montacargas

Restos de la decoración
Exteriores

Antes de abandonar el lugar damos una vuelta a su alrededor para despedirnos de este hotel habitado por tan singulares aves.